info@medyarb.com 629 89 00 25 / 986 87 35 93

La mediación es un 76% más barata y cinco veces más rápida que la justicia Ordinaria

La mediación es un 76% más barata y cinco veces más rápida que la justicia Ordinaria

Los ciudadanos no confían en la Justicia. En el último barómetro del CIS sobre confianza en las instituciones, el Tribunal Constitucional y el Consejo General del Poder Judicial suspendieron con poco más de un tres y medio. Bien porque es lenta, bien porque es costosa o simplemente porque cada sentencia resuelve el problema con un vencedor y un vencido, el propio presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ, Gonzalo Moliner, se ha sumado a las voces que piden que la Justicia se modernice para recuperar una confianza que se les deshace con cada decisión judicial cuestionada fuera de los tribunales.

Los ciudadanos no confían en la Justicia. En el último barómetro del CIS sobre confianza en las instituciones, el Tribunal Constitucional y el Consejo General del Poder Judicial suspendieron con poco más de un tres y medio. Bien porque es lenta, bien porque es costosa o simplemente porque cada sentencia resuelve el problema con un vencedor y un vencido, el propio presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ, Gonzalo Moliner, se ha sumado a las voces que piden que la Justicia se modernice para recuperar una confianza que se les deshace con cada decisión judicial cuestionada fuera de los tribunales.

Esa confianza es la idea en la que se basa la mediación, otra forma de enfrentarse a los conflictos alternativa a la judicial en la que las partes son quienes resuelven sus diferencias, con ayuda de un mediador neutral, objetivo e imparcial, de manera confidencial y voluntaria. La mediación es ya una realidad en Europa y en España, aunque algo tarde, empieza a soñarse.

 

“La forma tradicional de enfrentarnos a los conflictos está siendo superada por la realidad social. Hace falta otra respuesta más allá del litigio, que sean las propias partes las que solucionen sus problemas”

 

No hay otra forma de entender la mediación que no sea desde la Administración de Justicia, porque la mediación es otra forma de hacer justicia. Desde la Asociación Española de la Mediación (Asemed) definen la mediación como una forma de fomentar la «cultura de la paz». «El procedimiento es más rápido, menos costoso y son las partes las que arreglan sus diferencias por lo que su relación continúa en el futuro»,

De hecho, la mediación resulta un 76% más barata que la justicia ordinaria y se demuestra cinco veces más rápida, según datos del Banco Mundial elaborados a lo largo de 2012 y 2013, que añaden que los conflictos se resuelven en una media de 88 días, frente a los 548 que necesita la resolución judicial de media.

La labor principal ahora es la información. La mayoría de los ciudadanos ni siquiera conocen esta opción alternativa al pleito y mucho más ventajosa para ellos. Y son los jueces quienes tienen en esta tarea el papel protagonista.

La mediación es aplicable a muchos campos, aunque en España no está implantada en la mayoría de ellos. Por ello, se considera fundamental que el mediador «conozca el sector en el que actúe. El mediador para todo no existe. Por tanto, se debe de adoptar una nueva cultura de la mediación, donde la gente pueda resolver sus conflictos de una forma rápida y económica, y solamente dejar las vías judiciales como último recurso. Además, la mediación otorga acuerdos mutuos, y no vencedores ni vencidos como establecen las justicias ordinarias.

Subir arriba